Fuerza Aérea Mexicana Renueva sus aeronaves

Beechcraft T-6C+ de la Fuerza Aérea Mexicana.

A unos meses de terminar el sexenio, la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) logró revertir el deterioro en el que se encontraban las aeronaves, por lo que el próximo gobierno recibirá una flota aérea actualizada, con equipos modernos que permiten llevar a cabo misiones de alto nivel en lugares donde no puede ingresar una aeronave civil.

«Las 100 aeronaves y 40 helicópteros que se han adquirido, han permitido que el 90% del total de cultivos de droga erradicados sea gracias a estas aeronaves, y aunque nuestro país es una nación de paz, el material bélico con que cuentan estas aeronaves son indispensables para reducir la violencia que generan el narcotráfico y la delincuencia organizada», señala el jefe de la Sección Cuarta de la Fuerza Aérea Mexicana, el coronel Armando Ruiz Ayala.

El coronel Ayala refiere que al inicio del sexenio se hizo un diagnóstico del estado de los materiales de la FAM, y se detectó que se requería una actualización de materiales de vuelo e instalaciones.

«A principio de sexenio teníamos 356 aeronaves con un tiempo de vida de 21 años aproximadamente, estaban exigiendo un gasto extra para mantenerlas, las aeronaves eran de muchos años de servicios y exigían un mayor gasto para su mantenimiento, por lo que una manera de mejorar la situación fue comprar vehículos aéreos nuevos que demandan menor mantenimiento, a fin de reducir costos y ésto se pudiera reflejar en una inversión clara, y a la larga es provechosa para el país por la reducción de los costos.»

Ante este diagnóstico, se programó la compra de 170 aeronaves ala fija y rotativa, y hasta este momento se han comprado 100 aeronaves y 40 helicópteros, lo que representa un avance del 80% del programa que se tenía contemplado. «En los próximos meses estamos por recibir más aeronaves.»

Desde la Base Aérea de Santa Lucía, en el Estado de México, el coronel Ayala sostiene que la FAM tiene una tradición muy antigua, «es la fuerza aérea más antigua del mundo, inició en 1915, empezamos casi a la par de Estados Unidos, sin embargo el desarrollo de ellos es diferente al nuestro, por el poder económico del país, nosotros tenemos otro desarrollo que nos mantiene en este nivel.»

Pese a que México es un país de paz, el coronel Ayala sostiene que la flota es funcional, ya que tenemos misiones constitucionales como salvaguardar la independencia y seguridad de la nación, y dentro del Plan Nacional de Desarrollo, tenemos un eje rector, «lograr un México en paz.»

Subraya que la Fuerza Aérea Mexicana es indispensable en la lucha contra el narcotráfico, «pero no solo nosotros, las tres fuerzas armadas (Ejército, Marina y FAM) de manera conjunta en equipo para combatir ese mal que tiene nuestro país.»

Señala que los aviones de nueva generación no solo sirven para el combate al narcotráfico, sino para el traslado de tropas, apoyo al Plan DN-III-E, e intercepción de aeronaves sospechosas, «por lo regular aquellas que transportan droga y que intentan evadir los radares, cuando las localizamos, ubicamos su ruta de vuelo y las interceptamos bajo sospecha de que transportan algo ilícito.»

No obstante que el narcotráfico busca por diversas métodos traficar droga, el coronel Ayala sostiene que hasta el momento no se ha detectado que los narcos posean aviones y helicópteros como los que tiene la FAM: «no cuentan con mejores aeronaves que nosotros y de alguna manera los procesos no les permiten adquirirlas, probablemente pudieran llegara a adquirirlas de manera ilícita, pero es casi imposible, la FAM es la que tiene el mejor poder aéreo del país.»

Para cumplir con estas misiones, la formación de los pilotos aviadores es vital, dentro de la currícula de los planteles militares hay materias que tocan temas no específicamente contra delincuencia organizada, «pero se les enseña que pueden presentarse situaciones regulares e irregulares y sabemos que si algún día nos requieren nosotros debemos participar en misiones contra el narcotráfico.»

Actualmente la FAM cuenta con mil 300 pilotos en activo y normalmente en el Colegio del Aire ingresa un promedio de 200 o 250 cadetes que se preparan durante cuatro años para obtener su título de piloto aviador con un nivel en ciencias militares.

«A pesar a pesar de que ingresamos esa cantidad, la eficiencia terminal no se logra porque toman decisiones de salirse o cambiar de carrera, en promedio estaremos graduando, entre 80 y 100 pilotos cada año, es un ingreso de 90 para llenar las filas de los escuadrones que tenemos anualmente.»

No obstante, refiere que es imprescindible completar dos tripulaciones por aeronave de ala rotativa (actualmente se cuenta en promedio con 1.5 tripulaciones) y mantener la proporción conforme se incremente la flota aérea.

Esta nota fue publicada originalmente en el diario «El Sol de Orizaba» el 25 de Marzo de 2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *